El cambio sucede: ¿La fotosíntesis artificial energizará al mundo?

Una botella de agua potable podría proveer suficiente energía para el mantenimiento total de una casa en el mundo desarrollado
Una botella de agua potable podría proveer suficiente energía para el mantenimiento total de una casa en el mundo desarrollado

Una botella de agua potable podría proveer suficiente energía para el mantenimiento total de una casa en el mundo desarrollado si Dan Nocera se sale con la suya.  Un químico del M.I.T. y fundador de la compañía Sun Catalytix, Nocera ha desarrollado un catalizador basado en cobalto que le permite almacenar energía de la misma manera en que lo hacen las plantas: separando el agua.

“Casi toda la energía solar es almacenada en separación de agua”, dijo Nocera en la conferencia inaugural de ARPA-E en Marzo 2. El Catalizador Solar se encuentra entre cinco compañías que han recibido fondos del gobierno para desarrollar “combustibles solares directos”, apodados “electrocombustibles” por ARPA-E, la nueva Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (Advanced Research Projects Agency)  para tecnologías de energía transformacional. “Emulamos la fotosíntesis para el almacenaje a gran escala de la energía solar”.

De acuerdo a Nocera, su Nuevo sistema puede trabajar a temperaturas y presiones ambiente, sin corrosión en un simple vaso de agua, incluso en agua contaminada. “Si usted necesita agua pura para almacenaje de energía, ellos la tomarán”, dice Nocera.  “Utilice en su lugar agua turbia”. De hecho, Nocera ha estado probando su prototipo en agua no tratada del Río Charles en Boston. Y es barato, no $12,000 por kilovatio como los electrolizadores comerciales que hacen lo mismo. “Eso no va a ayudar a la situación energética en Estados Unidos o la gente pobre del mundo.”

Usando la electricidad generada por la matriz fotovoltaica de cinco por seis metros, Nocera dice que puede dividir suficiente agua en menos de cuatro horas “para almacenar suficiente energía para un hogar estadounidense promedio” por un día, un poco más de 30 kilovatios hora. “Necesitamos hacerlo al viejo estilo estadounidense de hacer uno pequeño y luego fabricar este sistema para dárselo a las masas”.
¿Su ejemplo? El automóvil. Después de todo, en 1898, líderes civiles preocupados de todo el mundo se unieros porque las estimaciones predecían que Londres sería enterrada bajo tres metros de estiércol en sus tazas actuales de crecimiento; Nueva York tendría pilas alcanzando el tercer pilo de los edificios. En dos décadas, ese problema había desaparecido. “No vieron venir la industria automotor”, dijo Nocera.  “El cambio sucede.”
Por: David Biello

Related Posts: